Jump to page content

International Day in Support of Victims of Torture

last updated Jun 27, 2012

On 26 June 2012, the UN International Day in Support of Victims of Torture, the world spoke up against the crime of torture and commemorated all victims. At the same time, the entry into force of the UN Convention Against Torture celebrated its 25th anniversary.
The Atlas of Torture team commemorated the day in Asuncion, where the member of the UN Subcommittee for the Prevention of Torture, Victor Rodriguez Rescia, delivered a speech in the framework of a round-table on the ongoing establishment of the National Preventive Mechanism in Paraguay:


"Me han invitado a decir unas palabras para conmemorar el día de las víctimas de la tortura en Paraguay. Nada más difícil porque creo que este es un espacio que sólo las mismas víctimas merecen. Los demás, los testigos… no sé si hicimos todo lo que teníamos qué hacer, no sé si nuestros silencios e inercias, o nuestra misma complicidad pasiva alcanzan para merecer estar aquí. No sé si en su nombre hemos tenido demasiados dividendos…


Nada mejor entonces, ni más justo, que leer hoy las palabras de una víctima calificada -como lo son todas las víctimas de tortura-. Alguien que se nos fue pero que dejó sus testimonios para que no los olvidemos, alguien que nos dijo que a pesar de haber sido víctimas, se debían mantener siendo alguien y hoy, en este día sobre todo, siguen siendo alguien.


“… alguien quiso ser justo
no tuvo suerte
es difícil la lucha
contra la muerte


alguien limpia la celda
de la tortura
lava la sangre pero
no la amargura.”


“Alguien”, de Mario Benedetti


Porque son ellas, las víctimas, las que han puesto la carne, la piel, el hilo y el chorro de sangre, la ansiedad, los segundos eternos de su angustia infinita en tiempos que no son reales para la mente y cuerpos encerrados en la mayor de las perversiones humanas. El hombre, la mujer, los niños y las niñas, los indígenas, los diferentes, los otros, los de la acera del frente, los cualquiera, los estorbos, los que pensaron distinto, los disidentes, los que estaban ahí por accidente, pero sobre todo, los que ya no están.


Ningún discurso alcanza para tanto. Haber prestado el cuerpo y el alma para testimoniar la injusticia fue y seguirá siendo un precio humano sobrevaluado porque al final del día las luchas acaban o continúan de distinta manera. Las víctimas que nunca dejaron ni dejarán de serlo, no deben pasar a ser saldos de inventario de estas sociedades nuestras.


Paliamos el dolor con justicia transicional rimbombante, “Principios de Chicago”, reparación, indemnización, verdad y justicia. Pero olvidamos. La verdad es que sí, olvidamos. Este día es una celebración merecida y un día es como para expiar nuestras culpas porque hoy… sigue habiendo víctimas. Y las seguirá habiendo porque están ahí. En el encierro, sí claro, pero muchas de ellas ni siquiera lo saben. Creen que se lo merecen o que es parte de la pena. Es, como escuché decir una vez a un privado de libertad: es “lo normal”. Hacinamiento; mal comer cuando hay; frío trémulo en el invierno, más que sofoque en verano; aislamiento; pasilleros; golpes; ausencia y distancia; más golpes; muros para separar y de nuevo olvido de la sociedad… y de la familia también. Y además, más golpes, y de los peores, los imborrables, los que quedan para siempre.


Pero la tortura no está sólo en el encierro, ni es aquella que al menos permitía “diálogos” con el carcelero. “Pedros y Capitanes” los hay y los seguirá habiendo. Pero hay otras víctimas de tortura, pero ya no en el encierro, sino a cielo abierto, tan abierto como el horizonte que las fronteras permite. Son “los miserables” de un tal Víctor Hugo que tienen la necedad de estar ahí siempre, al margen, en la llanura, en la calle, pero también en la ribera de los ríos que en invierno desaparecen. Son los invisibles, los sin tierra, los sin nada. Pero hoy… ya no son los olvidados… porque hoy, y en su nombre, es por quien quitan y ponen Presidentes. Los Presidentes de todos nosotros, pero al final, no de aquellos… ni de aquellas. Hoy, esas otras víctimas… son útiles y necesarias."


Víctor Rodríguez Rescia
Asunción, Paraguay, 26 de junio de 2012


Atlas of Torture Project

Final Comparative Report published

Facebook